Tú, sincero

Tú, que eres sincero y tus palabras no vuelan perdidas por el viento enseña al mundo la verdad cristalina y clara de cada palabra tuya.

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitante: 1

Ultimo Comentario

In the meanwhile, welcome back to ...

10/09/2012 @ 18:52:45
por Rose


Jjajajajaaja, trankilaaaa!!1 k no llegue a ...

05/09/2012 @ 17:01:18
por Coecus


Cuantísima razón, al final lo que ...

04/09/2012 @ 22:43:22
por -P-


Amo el 6º punto.

30/08/2012 @ 00:38:59
por Carmen


Te quiero jimena,pero en Winchester actuaba ...

02/08/2012 @ 00:51:34
por Carmen B.


Calendario

Agosto. 2017
LunMarMierJueVierSabDom
 << < > >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Anuncio

rss Sindicación

Vínculos

  • Foro futuristico en el que descubriras la magia de lo perfecto
  • La magia del pincel: Celiuca pinta
 
Anuncio de los artículos que pertenecen a la categoría: Cosas útiles

07 Dic 2012 

La linea de la vida

PASADO


Camine durante muchos años en el sendero de la vida. Fue un trayecto duro y cansado del cual ya descanso. Mis pies yacen magullados de tanto andar sin descanso en el área lineal en la que nos obligaban a vivir. Pero toda linea, todo sendero tiene final, y aunque en el comienzo se nos informaba que una vez recorrida la vida moriríamos, no fue así, esas palabras eran parte de la estrategia para prepararnos para esto de ahora. Después de tanto caminar en soledad, en cinco metros cuadrados de ancho y muchos años de largo, por fin acabo el duro trayecto, que me dejo sin aliento.

Recuerdo el comenzar de la linea, parecía un paraíso lleno de maravillas, comencé a andar por el en cuanto aprendí a caminar y no deje de hacerlo hasta muy vieja edad. Aveces pensaba que mi cuerpo no aguantaría, que mis pies se desintegrarían y mis piernas caerían rotas. Era mi obligación seguir caminando y con mucho esfuerzo lo hacia. Apenas dormía, no podía retrasar mi viaje en el sendero de la vida. Comía lo que cada fase del trayecto me daba; en el desierto, arena; en la selva, plantas y fruta; en el océano, peces y algas… Me alimentaba de lo que podía, y lo hacia rápido porque era mi obligación seguir caminando. Vivía en soledad, sola en mi linea, aunque de vez en cuando, de pende de la fase en la que me encontrara tenía el placer de tener una mínima compañía, tal vez un chico de mi edad, otras veces un animal, una amiga…cualquiera. Cuando mi camino se cruzaba con la linea de otro, mi soledad era momentáneamente sanada.

La vida lineal fue dura en tan poco espacio, sin apenas descanso o compañía alguna. Ahora que ya acabe mi trayecto descanso rodeada de todos mis deseos, que se hicieron realidad gracias a mi afán y esfuerzo por superar la linea de la vida, que gracias a Dios ya deje atrás.


PRESENTE


Ya he perdido la cuenta de los años que llevo aquí, ahora miro atrás y no se cuentas pisadas he abandonado a lo largo del camino, pero no me importa. Un paso y otro, tras otro, y uno más a su vez, un caminar interminable. Y nos dicen que disfrutemos de la vida, y solo nos dejan seguir una linea, obligados a vivir así el resto del camino, nos lanzan al mundo prometiendo nos un camino libre, lleno de opciones, pero ahora que llevo ya aquí un tiempo confesare que nada de lo prometido era verdad, en esta linea llamada vida no hay tajos, ni caminos libres, no tenemos alas para volar, ni fuerza suficiente para caminar sin cansarnos. ¿De qué sirve ahora todo aquel optimismo del principio del camino? ¿De qué? ¿De qué sirve si después de ser desveladas todas las mentiras son reveladas las duras verdades? ¿De qué sirve vivir sin libertad y luego morir? ¿Acaso eso es vivir? 

Tal vez lo mejor sea seguir andando briosa con la esperanza de que mi camino se cruce con el de alguien especial, o pueda encontrar un atajo a esta sufriente soledad. 

Pero yo pregunto, ¿es soledad? Es soledad sentirse vacío;  es soledad estar perdido pero con un rumbo a seguir; es soledad navegar con el viento como capitán; es soledad un momento, pero no toda la vida, solo un capitulo no un libro. Entonces, ¿sufro yo soledad?

 

Coecus · 97 vistas · 0 comentarios
Categorías: Moda, Coecus, Cosas útiles
25 Mayo 2012 

¿Qué te llevarías a una isla desierta?




Es una de las preguntas que una vez que te la formulan, no paras de darle vueltas a la cabeza... "¿Yo qué me llevaría?"
Y por más que le das vueltas no encuentras una respuesta con la que poder sobrevivir.
...Bueno, ¡pues ya se acabó! Tengo respuesta correcta, aunque parezca que no la hay, ¡sí que existe!

 Las respuestas más comunes son las siguientes, las que a medida que vaya nombrando, iré desmintiendo.


-Comida: la típica respuesta clásica y aburrida. Y la realidad es tan simple que todos lo vereis venir... ¿Y cuándo se te acabe, majo?

-Mantas: Genial. Fantástico. Así estarás caliente cuando te mueras. O para que lo que sea que haya en la isla te coma.

-Unas gafas de buceo: Bueno, siempre puedes intentar salir de la isla a nado, claro. ¿No te lo dije? Hay tiburones. Y aunque no los hubiera... ¿Aguantarías hasta encontrar tierra firme? Si es una isla perdida, digo yo que estará un poquito lejos, ¿no te parece?

-Una Biblia: Bien, bien, bien... Ya que te vas a morir, que te pillen confesado, ¿no? Y cuando te entre hambre, siempre te la puedes comer. Di que sí.

-Cerillas: ¡Sí! ¡Prendamos la isla en un ataque de deseperación!

-Un caña para pescar: ...eso, chaval. Y si no pican, matarás el tiempo de maravilla.

 -Un tanque enorme de agua: muy muy aburrido... ¿No hay mentes imaginativas por el mundo? Y además nada práctico. Estás rodeado de agua, ¿entiendes? ¡No necesitas más!

-Un libro: ¡Y durante las próximas doce horas no te aburrirás!...Y además sirve de auto defensa si aparece un oso gigante con mala leche. ¡Y cuando mueras, el oso también se lo podrá comer! Hummm...lo único que has consegido con eso es que un oso coma. Enhorabuena. Y pasaría lo mismo con un cuaderno, no os penseis.

-Un cuchillo: Vaya, eso me gusta un poco más. Y ahora viene el problema: si no eres muy habilidosa, te llevarás esas preciosas manitas tuyas; si lo eres... Genial. Podrás cortarte el pelo de fábula cuando comprendas que lo tienes hecho un asco.

-A la persona más agradable del mundo: una charla amistosa... ¡luego, ya tienes la cena! El hambre lo puede todo, ¿eh?

-Una botella de alcohol: Ah. Bueno. En cuanto te lo bebas, siempre puedes mandar un mensaje de SOS.

-Una cámara de video: Oh, no. No te servirá para sobrevivir, por supuesto. Pero correr por la playa con ella como en una película suena bien... También puedes grabar tu muerte para que los que vengan a continuación puedan saber como acabarán.

-Tu mascota: Volvemos a lo mismo. Te la puedes comer cuando te aburras de ella... ¿A que en esos momentos desearías haber comprado un caballo en vez de un perro chiguagua?

-Un secador: ¡El pelo lo primero! Vale. No hay enchufes. Siguiente.

-Tu super ordenador: no hay Wi-fi... ¿y ahora de qué te sirve? Ah, puedes jugar al solitario... Porque así de solito te vas a quedar.

-Spray repelente de osos: Ah...vale, me han dicho que hace muy bien del papel de ambientador.


¿Se os acabado las ideas? ¿Os digo la respuesta? Es tan sencilla... ¿Por qué contentarse con morir en una isla, cuando podemos volver a la civilación? ¡¡¡Llevaros una lancha, sinceretes!!! Zaira.
19 Mayo 2012 

Editores de fotos

Coecus · 6219 vistas · 0 comentarios
Categorías: Moda, Coecus, Cosas útiles